Para publicar un libro, es necesario que nuestro texto esté lo más depurado posible. No sólo nos referimos a faltas de ortografía, sino también a correcciones mediante estilo. Una buena opción es siempre acudir a un corrector profesional, ya que será el más indicado para dejar tu obra lista para publicar. Para que sepas sobre qué aspectos se suelen trabajar, aquí te dejamos los 10 consejos sobre cómo corregir un libro de forma profesional.

Como te decíamos, el texto debe ser corregido por un profesional ajeno a ti. Además, a la hora de corregir un libro, si quieres publicar un libro correctamente, es muy positivo que, durante el proceso, haya un diálogo entre autor y corrector sobre algunos aspectos, con lo cual se conseguirá la mejor versión del libro, además de aclarar al escritor una serie de puntos sobre los cambios que se hayan realizado en el texto. A continuación te ofrecemos 10 consejos a la hora de corregir un libro.

Usar correctamente los conectores

Los conectores, como su nombre indica, son palabras o grupos de palabras a través de las cuales podemos unir ideas y expresarlas de una forma más clara, y coherente, evitando así confusiones en las distintas partes de un texto.

Existen una infinidad de ellos, pues no constituyen en sí una categoría gramatical, como podrían ser el caso de los artículosnombresverbos, adverbios, preposiciones, etc., sino que proceden de distintas categorías gramaticales que funcionan como conectores, como sería el caso de ciertas preposiciones, adverbios, y conjunciones.

Estos son algunos de ellos: Sin embargo, aunque, asimismo, y, no obstante, para, además, mientras, entonces… Y un largo etcétera, que si en algún momento necesitamos consultar, la RAE nos los muestra en sus páginas de consultas.

Y para que puedas hacerte una idea de su importancia, toma como ejemplo cualquier texto amplio y elimínalos. Cuando leas dicho texto sin ellos, te harás una idea del importante papel que desempeñan para el entendimiento de cualquier texto. Es uno de los aspectos que más incidirán los correctores a la hora de corregir un libro.

Cambiar palabras repetidas

¿Por qué, al corregir un libro, se han cambiado palabras en el texto? La mayoría de la las veces es porque se repetían en un mismo párrafo, y para evitarlo, se ha usado un sinónimo. O bien puede ser porque no explique bien lo la idea que deseas transmitir. Corregir un libro puede implicar cambios a nuestro texto, aunque no suele ser una técnica habitual. Ya que los correctores siempre intentan salvaguardar la línea que ha querido marcar el autor.

Corregir signos de puntuación

El uso correcto de los signos de puntuación es un tema importante a la hora de corregir un libro

El saber puntuar de forma correcta un texto, no es algo sencillo, aunque estudiando las reglas de la RAE y practicándolas después, se puede lograr. Muchos textos llegan con la llamada «coma criminal» (como la denomina la Fundéu), es decir, aquella coma colocada entre sujeto y predicado. O bien, se omiten cuando su uso es obligatorio, como es el caso de la elisión del verbo, o de las condicionales cuando la conjunción «si» encabeza la oración. Y muchas otra veces, la coma es obligatoria delante de la conjunción «y» cuando no funciona como una copulativa. Otro uso ineludible de la coma es en el caso de los vocativos, o bien detrás de los conectores.

Corregir los acentos

Muchas veces nos encontramos con una serie de acentos, llamados «diacríticos», cuyo nombre quiere decir que su uso determinará el significado de una serie de palabras, como por ejemplo: «qué/que, cuándo/cuando, cómo/como, cuánto/cuanto, sé/se, sí/si, té/te, él/el». Y muchas otras palabras más. Por eso, el saber discernirlos es muy importante a la hora de corregir cualquier texto para que una vez editado el libro, carezca de estos fallos.

También es importante que estemos al día en cuanto a las nuevas normas de la RAE, pues aunque muchos autores los sigan usando, pero ya no debe acentuarse nunca el adverbio «solo», ni tampoco los pronombres demostrativos «este, ese, aquel». Es otro de los elementos que más correcciones sufren cuando enviamos a corregir un libro.

Evitar laísmos, leísmos y loísmos

Son los usos inadecuados de los pronombres átonos de 3.ª persona lo(s), la(s), le(s), pues según la norma de la RAE, deberá tenerse en cuenta, en primer lugar, la función sintáctica que desempeña el pronombre, y en segundo lugar, el género y el número gramatical de la palabra a la que se refiere. Esto determinará su uso. Si empleas esta técnica, deberás acudir a un corrector profesional para corregir un libro, ya que sabrá depurarlo sin problemas.

Dar uso a la raya de diálogo

Las rayas (—) se utilizan exclusivamente para determinar los diálogos, por eso se llaman así. La mayoría de los autores noveles usan el guion (-) en lugar de la raya, lo cual es un error, pues sus usos son otros. Este es uno de los campos que más se modifican a la hora de corregir un libro.

Hay una serie de normas establecidas para su uso correcto, y son las siguientes:

  1. Las palabras deben ir unidas a dicha raya al iniciar el diálogo.
  2. Un diálogo jamás terminará con una raya final.
  3. Las acotaciones en los diálogos deberán llevar las rayas de inicio y cierre unidas a la palabra inicial y final, salvo que el diálogo termine en la acotación y no continúe, pues en ese caso no terminaría con raya, sino con punto y aparte.
  4. Si dichas acotaciones llevan verbos de dicción, jamás se escribirán con mayúscula inicial, pues lo que hacen es aclarar algo sobre lo que ha dicho el personaje. Ejemplos de estos verbos serían: «decir, negar, afirmar, responder, debatir, negar, afirmar, etc.». Si no es un verbo de dicción, entonces la acotación sí comenzaría con mayúscula. Veamos algunos ejemplos:

—¡No puedo creer lo que acabas de decirme! —dijo sorprendido Juan al escuchar a su amigo—. ¿Estás seguro de ello? —le preguntó algo confuso.

—Sí, estoy seguro, Juan —le respondió—, y si no me crees, pregúntale al grupo. Y ahora, disculpa, tengo que marchame, que me esperan. —Y sin más, salió corriendo.

  1. Los signos de puntuación en los diálogos, es decir, el punto y la coma, siempre se pondrán tras la raya de diálogo en el caso de que la acotación lleve un verbo de dicción. Si no es así, los llevarán al final de la última palabra del diálogo, justo antes de la raya de la acotación. Pueden servir los ejemplos anteriores.
  2. El punto y aparte en un diálogo, si es el mismo personaje el que habla, no puede comenzar con otra raya de diálogo, pues esto traería confusión. En este caso se usaría una comilla española de cierre (») para indicar que el diálogo del mismo personaje continúa, y tras ella, en mayúscula, continuaría dicho diálogo.

Usar el tipo de comillas adecuado

Las comillas que debemos usar siempre son las españolas, es decir:   « »

Pero si dentro del texto entrecomillado fuera necesario introducir otras comillas, se usarían las inglesas (“ «). Y si dentro de estas hubiera otro entrecomillado, usaríamos las comillas simples (‘ ‘). Dichas comillas además deberán escribirse siempre pegadas a la primer apalabra y a la última.

Los usos más habituales de las comillas son los siguientes:

  1. Cuando en un párrafo intercalamos de forma literal el comentario de un personaje, por ejemplo: Mi profesor me dijo que «jamás aprobaría si no cuidaba mi ortografía».
  2. Si usamos una palabra vulgar o mal expresada, o bien en sentido figurado.
  3. Cuando en un párrafo narrado usamos lo que es el discurso directo. Por ejemplo: De pronto se paró y dijo: «Ya sé lo que ha ocurrido».
  4. Para expresar en una narración los pensamientos de algún personaje.
  5. Cuando tenemos que hacer referencia a alguna palabra de forma lingüística, es decir, para explicar cosa de esta. Por ejemplo: La palabra «almohada» procede del árabe porque comienza por «al».
  6. Cuando en cualquier escrito usamos un fragmento de texto de la obra de cualquier autor, se deberá entrecomillar siempre. También usamos comillas para citar un capítulo de un libro, o el nombre de un poema o un programa de televisión.

Usar la cursiva de forma correcta

Esta es otra de las prácticas que más modificaciones sufre cuando enviamos a corregir un libro. La función de dicha grafía es la de destacar ciertas palabras o frases en un texto como por ejemplo los neologismos (palabras nuevas) de uso no extendido; palabras escritas en otros idiomas; títulos de libros; distinguir las preguntas en una entrevista; para los apodos o alias vulgares si acompañan al nombre original, pero no si van solos.

Usar la negrita para destacar

Este tipo de grafía se utiliza en los libros para diferenciar lo títulos de capítulos o de epígrafes. Aunque también puede usarse para destacar alguna palabra especial a la que el autor desee dar relevancia.

Correciones relacionadas con el contenido

Para que una corrección sea perfecta, no solo se tienen en cuenta los aspectos gramaticales u orto-tipográficos, pues estos pueden ser perfectos, pero pueden existir fallos en el contenido, como serían las «incongruencias textuales». Estas surgen de la falta de relación lógica y coherente que debe existir entre las cosas que se narran.

Si después de leer esta completa guía para autores nóveles, te asaltan muchas dudas y quieres encontrar un asesoramiento personalizado, te aconsejamos que nos llames por teléfono o contactes por WhatsApp. Corregir un libro de la forma más profesional garantizará un aspecto más comercial e influirá en sus futuras ventas.

Preguntas más frecuentes sobre cómo corregir un libro


Es el proceso por el que tu libro estará gramáticamente correcto y también de forma ortográfica, también sobre las incongruencias textuales. Es decir, los fallos que se producen en el contenido al narrar nuestra historia
No. Sólo algunas editoriales ofrecen este servicio de corrección, por lo que es aconsejable que, para publicar tu libro, te decantes por alguna editorial que te lo ofrezca y lo trabaje de forma óptima
Trabajan sobre los conectores, sobre palabras erróneas, signos de puntuación, acentos, laísmo, leísmos y loísmos, la raya en los diálogos, tipos y usos en las comillas, en las cursivas, negritas y la faceta de la corrección relacionada con el contenido
La gran dificultad de tener que afrontar todos los pasos de publicación para publicar un libro y su posterior comercialización
Porque le dará un aspecto profesional a tu escrito, además de cerciorarse que no se cometerá ningún error de los antes mencionados, lo que conllevará a un mayor volumen de ventas que si estuviéramos ante un texto con fallos
Sí. El informe de lectura, que supone una primera valoración de la obra realizada por el equipo de expertos de la editorial a la hora de corregir un libro

¿Tienes más preguntas? Contacta con nosotros

Contacta con nosotros

Llámanos o pídenos que te llamemos para pedir asesoramiento

Déjanos un comentario