Cuando escribes un libro lo más importante es el contenido y el desarrollo de la obra. A esto, se le suma la importancia de las portadas de los libros. Tiene casi la misma o más importancia que la obra en sí, ya que puede ser determinante a la hora de que un libro sea vendido. Es la presentación de tu obra hacia el posible comprador. Una portada será la primera presentación que va a tener tu obra con los posibles compradores, por lo que necesitamos crear un fuerte impacto, que consiga llamar la atención del público. Aquí radica la importancia de saber cómo hacer una portada de un libro que sorprenda.

Como te decíamos, esta importancia de las portadas de los libros se debe a que son el primer contacto que los usuarios establecen con la obra. Habitualmente nos dejamos llevar por la portada de un libro cuando queremos ver de qué trata. Cuantas veces has ido a una librería y has cogido un libro que te ha llamado la atención por su portada, aunque el tema no sea de tu interés.

Se trata de la primera barrera que hay que romper cuando queremos llegar a los usuarios. Si somos capaces de hacer que los usuarios cojan nuestro libro atraídos por la portada, tendremos más probabilidades de que lean la sinopsis y sientan interés por leer la obra completa.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO

¿Qué es la portada?

La portada, entendiéndola como la cubierta del libro, es el elemento más significativo de un manuscrito. Es la primera impresión que van a tener los posibles futuros lectores de nuestro libro. La primera imagen, la presentación, que contiene toda la información para causar un impacto en los lectores. Es por ello que tenemos que saber cómo hacer una portada de un libro, para conseguir que se fijen en nuestro libro.

¿Por qué son tan importantes?

¿Qué es lo primero en lo que nos fijamos cuando queremos comprar un libro? En su portada. Es el primer estímulo visual que nos llega sobre la obra, el impacto que nos genera y, en algún que otro caso, sobre todo si no conocemos al autor, lo que puede determinar que se compre un libro o no. Solo hay una oportunidad de crear una primera impresión. Y de ahí la importancia de saber cómo hacer una portada de un libro. Crearle la necesidad al lector de que el libro que quieran comprar sea el nuestro.

Nuestra misión a la hora de plantearnos cómo hacer una portada de un libro es la de destacar. Crear una expectativa, impresionar al lector, llamar su atención… Crear un gran impacto es sinónimo de una futura venta. Y es por ello por lo que hay que trabajar en el diseño de las portadas.

¿Qué elementos componen una portada?

A la hora de diseñar nuestra portada, debemos tener claros cuales son los elementos que están representados en ella, para que nos ayude y permita crear la importancia, sabiendo cómo hacer una portada de un libro. Una portada está compuesta por diferentes componentes que van a determinar su diseño. Estos son: el título, el nombre del autor/autores (o su seudónimo), ilustraciones, imágenes o fondos lisos (dependiendo

Existen diferentes elementos que van a componer el diseño de la cubierta, la cual va a ser fundamental a la hora de entender esta importancia de las portadas. Está compuesta por el título de la obra, además de que pueda incluir o no ilustraciones, el nombre del autor (o los autores, si fuesen más de uno), o el sello de la editorial. Salvo el título de la obra, el resto de las partes que componen a una portada pueden ser o no prescindibles.

Pero ¿cómo realizo el diseño de mi portada? A pesar de que vamos a explicarte cómo hacer una portada de un libro, el primer concepto que tienes que tener claro es el de la simplicidad. Querer meter el cuerpo del título en un tamaño desproporcionado, meter muchas ilustraciones, una portada en papel brillante…

Todo ello sería un error que puede condenar nuestra venta. Es recomendable diseños sencillos, con ilustraciones originales, con el texto y el cuerpo de tamaño necesario… Tendrás un mejor resultado que apostando por una portada ostentosa. En el equilibrio se encuentra la clave de saber cómo hacer una portada de un libro de la mejor forma.

Consejos para saber cómo hacer una portada de un libro

Como puedes ver, son muchas las razones por las que debemos dedicar una especial atención al diseño de nuestra portada, para así crear el impacto necesario en los lectores. Como decíamos, va a ser el primer contacto que van a tener libro y comprador. Te recomendamos los siguientes pasos para saber cómo hacer una portada de un libro de la forma más profesional posible.

  • Elige un diseño acorde a la historia

Quizás este consejo es el más importante a la hora de diseñar y entender cómo hacer una portada de un libro. Requiere diseñar/seleccionar una ilustración o imagen con el que los lectores puedan hacerse una idea de qué quieres contar. Aunque muchos autores optan por elegir un diseño que de lugar a la intriga, la incertidumbre… Aunque también podemos optar por elegir un color liso, sin imágenes o ilustraciones. El objetivo es crearle una sensación al lector, siempre que no sea de rechazo. Elegir una fotografía o diseñar una ilustración de lo que queremos mostrar nos permitirá lograr la importancia de las portadas.

  • El diseño del título, llamativo y claro

Es otro de los elementos que influye en la importancia de las portadas. El título es el primer texto que vamos a leer en la publicación. Y, a pesar de que te sugerimos que no te excedas en el tamaño, sí debe tener un cuerpo lo suficientemente notable como para hacerse destacar y saber cómo hacer una portada de un libro, con un aspecto profesional. Puedes elegir la tipografía que prefieras, siempre que sea legible, destacarlo con un color que resalte sobre el fondo de nuestra ilustración/diseño de portada, ocupando un lugar que resalte en nuestra portada. Si es importante que el cuerpo de este título sea mayor que el resto de los elementos escritos (nombre autor/ilustrador, editorial, logros…

  • Lo más claro posible e impactante para que resalte y llame la atención.

Como te decíamos anteriormente en el post, lejos de querer sobrecargar una portada con muchos elementos, debemos buscar la sencillez. Es más sencillo lograr que nuestro título e ilustración destaquen en el diseño de la portada, si ubicamos pocos elementos en el diseño, que intentar llenar las portadas con muchos elementos y que nuestro título se pierda en la ilustración de este.

  • Trabaja con calidad

Trata de ofrecer un diseño cuidado y de gran calidad. Una imagen borrosa, pixelada o de tamaño inadecuado puede desmerecer la obra. Has de tener en cuenta los formatos, la resolución de las ilustraciones, la calidad de las imágenes…. Todo con el objetivo de conseguir un aspecto lo más profesional posible. Es lo que tenemos que buscar a la hora de plantearnos el cómo hacer una portada de un libro.

¿Diseño la portada o la contrato?

Continuando con este último punto, contratar a un profesional para que diseñe nuestra portada puede ser muy recomendable para lograr una portada idónea, con aspecto profesional, que nos ayude con la venta futura de nuestra publicación. Sobre todo, si no sabes cómo hacer una portada de un libro de la forma más profesional posible

Si tienes conocimientos en conceptos de diseño y maquetación, no es necesario contar con los servicios de un experto en diseño y maquetación. Estarás capacitado para llevar a cabo la composición de la portada, saber dónde ubicar los títulos, introducir las fotografías o las ilustraciones…

¿Pero qué ocurre si no tenemos conocimientos en este campo? ¿Tengo que contratar a un profesional? Es lo más recomendable. Que nuestra cubierta tenga un diseño profesional es primordial para que nuestro libro sea competitivo en el mercado. Como venimos repitiendo a lo largo del post, es la primera impresión y, por tanto, no podemos genera una negativa. Si los lectores ven en las librerías un libro adulto, con un diseño que no corresponde, pondremos gravemente en peligro una futura adquisición de nuestra obra por parte de los posibles lectores.

10 pasos para saber cómo hacer una portada de un libro

Una vez que hemos dejado claros los términos que explican qué es una portada, su importancia, los elementos que la componen o los consejos para llevarla a cabo, es hora de saber cómo hacer una portada de un libro.

  • Ten claras las ilustraciones o fotografías

Es la primera cuestión que tenemos que plantearnos. Es cierto que, con una buena imagen, lograremos captar una atención en aquellas personas que vean nuestro libro. Una ilustración o imagen colorida, bien ubicada y con un tamaño adecuado, es un gran elemento para saber captar la atención. Pero ¿es indispensable utilizar una imagen para nuestra portada? No. Hay algunas portadas que podremos ilustrar con colores sólidos o con ilustraciones simples. Lo cierto es que no hay una regla escrita, pero es muy recomendable utilizar una ilustración para nuestras portadas. Ya sabes el dicho, vale más una imagen que mil palabras.

como-hacer-una-portada-de-un-libro-ilustracion

A su vez, el introducir o no las ilustraciones no será la última decisión que deberás de tomar. Si optamos por ilustrar nuestra portada, deberemos seleccionar una imagen que guarde concordancia con la historia que estamos contando. De esta forma, podremos crear una imagen previa con el objetivo de que el autor sepa reconocer nuestro libro en un primer vistazo.

Sin contar, obviamente, que es un elemento llamativo que nos permitirá destacar y llamar la atención. Para ello, deberemos cuidar la calidad de la ilustración que usemos en nuestra portada, ya que una imagen a baja calidad provocará connotaciones negativas a nuestra portada. Es lo primero que tenemos que saber a la hora de plantearnos cómo hacer una portada de un libro.

  • Llama la atención con un buen título

Junto con la portada, el título es uno de los elementos que tenemos que tener en cuenta para saber cómo hacer una portada de un libro. El título continúa esa función en la portada de llamar la atención. Tener un título llamativo, que destaque en una posición adecuada en la portada, con una tipografía que resalte y un tamaño adecuado potenciará esta capacidad para resaltar. Aun así, a la hora de diseñarlo debemos tener cuidado. Puesto que un exceso a la hora de componer el texto puede restar a nuestro título más que sumar.

Quizás pienses que para que el título resalte ha de tener un gran tamaño, pero que este ocupe un tamaño excesivo tiene un efecto contrario. Hemos de encontrar el equilibrio a la hora de componer el título en nuestra portada: su tamaño, su ubicación, qué tipografía vamos a emplear y que los colores casen con la ilustración o el diseño. Son los elementos que debemos tener en cuenta a la hora de diseñar y saber cómo hacer una portada de un libro de la forma más profesional posible.

  • Ubica correctamente a los textos complementarios

Otra de las opciones que podrás insertar o no en una portada son estos textos complementarios. No son más que el autor (o los autores, si fuesen más de uno), el subtítulo o incluso algún texto que quieras insertar. Puedes incluir los que desees, pero lo recomendable es que, como venimos advirtiendo, no sobrecargues en exceso el diseño. Saber cómo hacer una portada de un libro supone, en gran medida, en conocer qué elementos son necesarios y cuáles no.

como-hacer-una-portada-de-un-libro-titulo-textos-complementarios

Una vez que tengas decidido dónde ubicar todos estos textos, podremos jugar con el diseño variando diferentes aspectos, como el tamaño, el color, su tipografía o su ubicación en el libro. Una técnica muy recurrente es la de emplear una tipografía distinta para el texto y para los textos complementarios, a diferente tamaño e incluso a diferente color. Eso sí, es importante que todos estos elementos guarden una unión y un sentido a la hora de saber cómo hacer una portada de un libro.

  • Diseña los elementos de la portada y su composición

Este es, quizás, uno de los pasos que más tenemos que tener en cuenta. Donde vamos a ubicar a los elementos y a qué tamaño son los dos condicionantes que van a determinar si hemos conseguido hacer una portada idónea o, si por el contrario fallamos, tendremos una sobrecargada que no producirá el efecto deseado.  Especialmente en este punto es donde hemos de tener cuidado y lograr acertar. Puesto que, puedes tener la ocurrencia de que, tener un texto a un tamaño excesivo puede ser una gran idea. Ya que, a mayor tamaño, más se ve.

Aunque esto, de primeras, puede parecer lo más idóneo es justo todo lo contrario. Un título excesivamente grande de tamaño te impedirá hacer una portada llamativa, ya que solo podríamos introducir el texto. De igual forma, un título demasiado pequeño, para darle importancia a las ilustraciones, tampoco será efectivo, ya que no le permitirá al lector leerlo con sencillez y corremos el riesgo de pasar desapercibidos.

Como ves, entrama cerca dificultad el acertar con el tamaño de los diferentes elementos que componen la portada. ¿Qué tamaño es el idóneo para el texto? ¿Y para una ilustración? Lamentablemente no hay una fórmula para lograr el éxito, sino que dependerá del diseño de tu portada. Al igual ocurre con la ubicación. Deberás elegir cuántos elementos van a aparecer en tu portada, su ubicación y el tamaño que le corresponde. Solo así lograrás saber cómo hacer una portada de un libro de la forma más correcta.

  • Haz que coincida con el tono del libro

Tanto los textos como las ilustraciones. Busca una cierta similitud a la hora de hacer una portada para tu libro. En la tipografía, su tamaño, el color… Todo influye a la hora de crearla. No realizaremos el mismo diseño de portada para un libro de poesía que para uno policiaco, o uno de terror, por ejemplo. Se trata de adecuar los elementos a nuestra portada. Pero ¿qué ocurre si queremos romper y buscar un impacto visual en nuestra portada? Que hemos de tener cuidado.

Al igual que explicábamos anteriormente con el tamaño, querer buscar un impacto con una imagen que no tenga nada que ver con nuestro libro puede ser un arma de doble filo. Porque, por la oportunidad que ganamos de sorprender al posible lector, también corremos el riesgo de perderlo y que no lea nuestro libro si no identifica correctamente cómo va a ser el libro que hemos escrito.

  • Elige una tipografía adecuada

Una vez que tenemos claras las recomendaciones de los tamaños de los diferentes elementos que van a aparecer en nuestra portada, es hora de decidir la tipografía de los textos presentes en ella. La verdad que la elección de la tipografía va a depender más de cuestiones de estilo y diseño que, realmente, a cuestiones técnicas. Pero también influye a la hora saber cómo hacer una portada de un libro.

Lo único que debes tener en cuenta es que sea un tipo de tipografía legible, que no entrañe dificultad en su lectura. A tu elección queda si quieres usar la misma tipografía para la cubierta que para la tripa del libro, ya que podemos construir nuestra portada de cualquiera de las dos formas. De esto va a depender tu estilo y tus gustos.

  • Cuida la resolución de los elementos

Este apartado esta dirigido, especialmente, a las portadas que contienen ilustraciones. Las imprentas y las editoriales van a requerir una resolución mínima para las ilustraciones, para que contengan unos requisitos mínimos en cuanto a calidad. Y, como has podido suponer, estas imágenes deben tener la resolución y calidad suficientes para que sean imágenes profesionales y puedan imprimirse con la mejor de las garantías.

Si no tienes mucho conocimiento en estos términos, no te preocupes. Las editoriales suelen ofrecer información técnica sobre todas estas cuestiones e, incluso, pueden ofertar en su servicio sobre cómo hacer una portada de un libro.

  • Ten clara la ilustración que vas a utilizar

Si decíamos que la tipografía tenía que ir en concordancia con el diseño de la portada, la elección de las ilustraciones o imágenes que van a aparecer en nuestro libro, también han de seguir estas indicaciones. Deben ser adecuadas, no solo al diseño, sino también a la historia que nuestros lectores van a encontrarse en el interior de nuestro libro. Como decíamos anteriormente, si proyectamos una idea errónea de nuestro libro, podemos perjudicarlo de una manera equivocada.

Al igual que ocurre con los derechos que tiene tu libro, estas también tienen derechos de autor, por lo que no podrás utilizar alguna de ellas de forma gratuita. Vas a tener que pagar por ellas o contratar a un ilustrador para utilizarlas. Aun así, también tienes la opción de acudir a imágenes libres de derechos, pero tendrás un catálogo menor.

Como recomendación, lo idóneo es que utilicemos una ilustración o una única fotografía para ilustrar nuestra portada y hacerle ver al autor de qué va a tratar nuestro libro. También podemos utilizar más de una, pero recuerda la tendencia que te estamos recomendando en este post; lo bueno si breve, dos veces bueno. Como ves, la ilustración es un elemento clave a la hora de entender cómo hacer una portada de un libro.

  • Somete tu portada a una votación

¿Quieres saber ti tu portada va a tener éxito y si has conseguido dar con la clave de cómo hacer una portada de un libro? Sométela a un juicio en tu entorno. No vas a encontrar mejor juicio que el de tu entorno de confianza, que te podrá sugerir algunas mejoras, qué funciona o qué no. Además de tu entorno, también puedes pedir opinión a tu editorial, que te podrá indicar los aspectos que puedes mejorar o, incluso, hacer un diseño que mejore al tuyo.

Otra técnica que puedes emplear para saber cómo hacer una portada de un libro es hacer más de una. Si tienes varios modelos, podrás ir viendo cuáles son los elementos que funcionan en uno y cuales no funcionan en otros. Esto te permitirá valorar qué elementos serán los idóneos para tu portada o, si la sometes a votación, quedarte con la portada que resulte ganadora.

Eso sí, es importante que no te tomes las críticas como algo personal, sino como valoraciones que van dirigidas a mejorar el diseño de tu portada para hacerla mucho más competitiva.

  • La sinopsis

Realmente este último elemento es un extra de la cubierta, ya que no aparecerá en la portada, sino que figurará en la contraportada. La sinopsis es uno de los elementos más importantes de un libro. Una buena sinopsis puede ser una diferencia entre que el lector compre tu libro o se decante por otro. Es un resumen muy breve y general de una obra en particular, especialmente una novela, una película o una obra teatral. A la hora de redactarla, no podemos desvelar la trama de la historia. Si cometemos spoilers en la sinopsis, el lector no tendrá interés por leer el libro.

Lejos de querer hacer un resumen, la sinopsis cuenta de una forma muy muy breve la historia, mientras que el resumen es más largo que la sinopsis, se aportan más detalles sobre las cosas que suceden de principio a fin. Su objetivo es que el lector quiera leer más del escrito. Crearle el interés para que compre el libro. A pesar de ser la contraportada, la sinopsis también es un elemento que tenemos que tener en cuenta para saber cómo hacer una portada de un libro. Es el último consejo que te ofrecemos para saber cómo hacer una portada de un libro.

Preguntas más frecuentes sobre portadas de libros


Está compuesta por la portada, la contraportada y la sinopsis.
Sí, de hecho, en la autoedición deberá hacerlo. Es importante que tenga conocimientos en diseño, puesto que, de no tenerlos, la portada no tendrá un diseño profesional y podría perjudicar las futuras ventas
La editorial se encarga de realizar los diseños de las portadas de las obras que recibe
Sí, pero algunas tendrán un carácter y diseño más profesional que otras. Este es uno de los criterios a tener en cuenta a la hora de seleccionar con qué editorial vamos a trabajar para publicar nuestro libro
Elegir un diseño acorde a la historia que estamos contando, trabajar con calidad y tener el máximo cuidado con la sinopsis
Es un resumen muy breve y general de una obra en particular, especialmente una novela, una película o una obra teatral
No, el resumen es más largo que la sinopsis, se aportan más detalles sobre las cosas que suceden de principio a fin
Porque supone la primera impresión entre el autor y el libro. Por tanto, es fundamental de cara a que el autor compre el escrito.

¿Tienes más preguntas? Contacta con nosotros

Contacta con nosotros

Llámanos o pídenos que te llamemos para pedir asesoramiento

Déjanos un comentario