Estás inmerso en el desarrollo de tu historia, ansioso por encontrar un buen final que supere las expectativas y rompa con las ventas de las editoriales y… de repente se te acaban las ideas, pierdes el sentido de lo que quieres contar, no te gusta el desarrollo de tus personajes, te ralentizas, no sabes por dónde continuar… Ha sucedido, te has bloqueado. Pero, ¿Cómo superar un bloqueo al escribir?

¿Qué es el bloqueo del escritor?

Formalmente es definido como la pérdida de capacidad para crear o continuar un producto de tipo creativo. Yo, sin embargo, prefiero vincularlo al sentimiento de ansiedad, es ese chasquido que llega de la nada y que inunda los márgenes de tu creatividad hasta empaparlo del blanco de un folio de papel. Por numerosos intentos, el nuevo siempre es peor que al anterior, y se entra en un bucle de frustraciones. Y es que, a la hora de escribir un libro, de las peores cosas que nos pueden suceder es la de no poder superar un bloqueo al escribir.

como-superar-un-bloqueo-al-escribir

No hay nuevas tramas, ni personajes, ni palabras que puedan sonar bien, ni siquiera echándole un ojo a los libros más renombrados del estante. La inspiración ha dado portazo y parece no haber solución para traerla de vuelta. Pero, no es motivo para preocuparse, es un sentimiento que todos hemos tenido que enfrentar en algún momento y, afortunadamente, podemos conseguir superar un bloqueo al escribir. 

Y es que superar un bloqueo al escribir es una de las mayores dificultades que acarrean los autores en su proceso creativo, a veces llega sin motivo alguno y otras veces nace de terceros problemas que sacuden nuestra estabilidad emocional. No obstante, antes de crear falsos escenarios y fundir la creatividad a base de torpes ideas, es importante mantener la calma, tener la mente despejada y respirar profundamente. 

Causas del bloqueo del escritor

Para saber cómo superar un bloqueo al escribir, tenemos que saber que el bloqueo nace y se adapta a diferentes formas y espacios. En muchos de los casos es difícil descifrar dónde comienza esta falta de inspiración, si queremos poder superar un bloqueo al escribir. Teniendo en cuenta el mundo interno que acompaña a un escritor, pero resulta decisivo atajar la razón principal del problema para que la actividad creativa del mismo tome de nuevo relevo. 

  1. Escribir y editar al mismo tiempo. Esta es la peor combinación cuando se trata de redactar un libro. Ir hacia delante y hacia atrás continuamente en busca de errores por corregir, de frases reiterativas, de palabras que no encajan tal y como gustaría mientras, al mismo tiempo, se intentan encontrar nuevas ideas para desarrollar la historia es misión imposible. Debes concentrar todos tus esfuerzos en una sola cuestión, pues abarcarlo simultáneamente no suele dar buenos resultados.
  2. No conviertas tus pensamientos en una constante comparación con autores de prestigio. Es importante admitir que cada persona tiene una estrategia diferente de narrar las tramas y subtramas de la historia. No redactar como tu autor favorito no debería ser motivo de preocupación, teniendo en cuenta que cada persona desarrolla sus pensamientos desde una manera concreta y única. 
  3. Intenta no centrarte en los temas bloqueo. No es otra cosa que centrarse en la incapacidad de desarrollar un argumento que se ha masticado en repetidas ocasiones. Colocar todos tus esfuerzos en un tema al que consideras que se le ha sacado todo el partido del mundo no siempre resulta de interés. Es importante innovar, incluso dentro de tus propios límites. Si tienes una idea pero, conforme se va desarrollando, sientes que no gana la suficiente fuerza, quizás sea hora de abandonar. Aunque siempre existe una alternativa para desembocar en un final de ensueño.
  4. Exponer nuestro trabajo al público puede dar miedo. Es fácil escribir y dejarse llevar por lo que otros quieren y esperan leer pero, ¿sobre qué temas quieres escribir tú, autor? La falta de inspiración a veces tiene una estrecha relación con la falta de autoestima, en ocasiones por hacer una búsqueda de géneros y temas que consigan vender pero que, personalmente, no te cautivan como propio escritor de la obra.
  5. La falta de apoyo se coloca en el punto de mira. No es para nada extraordinario rodearse de personas que intentan bajarte de las nubes, como si ser escritor no fuera un trabajo. Sin embargo, es necesario que todo autor confíe en sus propias capacidades creativas y visualice el libro de sus sueños publicado, a pesar de las críticas deconstructivas. No debes tener miedo a decepcionar, pues lo único a lo que te llevará es al bloqueo. 
  6. El agobio o la ansiedad al tener límites de entrega. La publicación de un libro puede resultar más compleja de lo esperado cuando no se realiza de la manera idónea. Trabajar bajo presión no es una técnica que le funciona a todo el mundo. Tómate tu tiempo, escribe cuanto puedas pero, sobre todo, no te exijas más de la cuenta. Cada persona tiene su propio reloj, y ponerte límites de tiempo no siempre es una opción. 

¿Cómo superar un bloqueo al escribir?

Si has llegado hasta aquí, probablemente eres víctima del bloqueo del escritor. Aunque no siempre resulta tan sencillo superar este bache, y requiere de muchas horas en vela, se deben valorar diferentes técnicas y considerar cuál es la que mejor funciona a nivel personal. Para saber cómo superar un bloqueo al escribir, te ofrecemos una serie de consejos para superarlos.

Tómate un respiro de tu actividad creativa.

Evitar pensar en la obra durante unas horas o incluso días y buscar formas de despejarse para que las ideas fluyan con mayor naturalidad es una de las mejores opciones para superar un bloqueo al escribir un libro. A veces la propia cotidianidad del autor se convierte en un estímulo para la evolución de escenas intrigantes, pues la inspiración llega cuando menos se espera. Por lo que, darle vueltas de más a un pensamiento que, a priori, no funciona, solo genera más frustración y repercute, nuevamente, en el bloqueo. 

Medita y haz ejercicio. 

Después de tantas horas pegado a la pantalla del ordenador, comienzan los dolores de espaldas, las quejas, no encuentras maneras originales de avanzar en la historia. Definitivamente, estás sufriendo una crisis. Es hora de poner en marcha los músculos y estimular un poco el cerebro: salir a correr, que el aire fresco de medianoche inspire tus ideas. El ejercicio te ayudará a aliviar el estrés, te sacará de la monotonía que supone trabajar durante horas y te sentirás mucho mejor contigo mismo.

Enciende la televisión, haz palomitas y pon el nuevo capítulo de tu serie favorita. 

En ocasiones, hay que desengancharse al completo del trabajo para que la creatividad fluya por sí sola. Uno de los métodos más efectivos, sin lugar a dudas, es la visualización de otros materiales cinematográficos porque ayuda a emprender  con mayor facilidad el proceso creativo con la aparición de personajes, objetos y escenarios que, inconscientemente, nos recuerdan a los de nuestra propio libro y que funcionan como una fuente de inspiración. 

Usa la escritura automática. 

Una dosis de redacción, sin seguir parámetros que valgan, funciona. Hay que salir cuanto antes de ese batiburrillo de pensamientos que no nos llevan a ninguna parte. Escribe sin límites, sobre lo primero que se te ocurra, incluso si no tiene relación alguna con la obra. De esta forma seguro que la inspiración llega por sí sola y puedes continuar con la historia de tu libro, ya sea porque has encontrado nuevas ideas que desarrollar, porque has imaginado cómo recrear esa escena tan compleja o porque ha aparecido el adjetivo que tanto llevabas buscando.

Aléjate durante un tiempo. 

De nada sirve obstinarse en seguir escribiendo si realmente no se nos ocurre nada con lo que continuar y estamos bloqueados. Dejar de escribir por un tiempo puede ser una . Días, semanas, meses, años… ¡Lo que necesites! Simplemente fija en tu agenda el día que estimes oportuno para finalizar tu descanso y una vez que llegue, revisa tu obra nuevamente. Seguro que encontrarás nuevas ideas y podrás retomarla. Este puede ser uno de los pasos claves a la hora de superar un bloqueo al escribir.

Métete de lleno en la historia.

Puede que tu error desde el primer momento sea que no has realizado el suficiente trabajo previo y no te has formado sobre lo que quieres contar. Y es que saber de qué estamos escribiendo es una de las principales estrategias para no tener que superar un bloqueo al escribir. Para ello, es importante investigar profundamente sobre el tema o sobre la trama que nos está dando problemas para lograr que el escenario se visualice con total credibilidad y cualquier lector pueda sumergirse en el argumento con mucha más facilidad. 

Inspírate con otros libros y novelas. 

A veces es necesario apagar el ordenador y dejar que la creatividad fluya a raíz de conectar con algunas narraciones que tengan una estrecha vinculación con tu historia y que, al mismo tiempo, puedan proporcionarte nuevas ideas. Por ejemplo, si el protagonista de tu novela es un vampiro, quizás debas investigar no solo de dónde proviene el mito, sino indagar en otros productos artísticos donde la figura de este ser místico adquiere una gran relevancia. La información será tu mayor aliado en la construcción de la historia, pues te proporcionará numerosos datos que querrás tener en cuenta a lo largo de la trama que te ayudarán a superar un bloqueo al escribir. 

Escucha opiniones ajenas.  

El autor tiende a encerrarse en su propio mundo, y se olvida que las experiencias, sensaciones y pensamientos del resto pueden ser un punto de referencia para proseguir con la narración de la novela. Evadirnos en nuestro propio mundo, enfocándonos únicamente en la obra que buscamos publicar no nos ofrece una variedad de puntos de vista, lo que podría resultar determinante para el entramado en el que se está trabajando. Con la llegada de las nuevas tecnologías siempre es buen momento para alimentarse de los mejores escritores que navegan por la red. Déjate aconsejar, lee sus artículo pero, sobre todo, aprende. ¡Es otra gran opción para superar un bloqueo al escribir! 

Volver al punto de partida, 

¿Qué fue lo que te estimuló para desarrollar ese acontecimiento y no otro? Toda inspiración proviene de alguna parte, ya sea a raíz de una experiencia, de la emoción evocadora de un libro o porque es un tema que, personalmente, te interesa mucho como autor y has querido trasladar a la literatura. En cualquier caso, lo idóneo es que retomes el planteamiento principal para seguir tirando del mismo hilo conductor que te llevó hasta dónde estás ahora. 

Crea mapas mentales. 

Realiza un esquema de tu novela con tres puntos principales: planteamiento, nudo y desenlace. Es decir, quiénes serán los personajes principales, cuáles serán las subtramas que se van desenvolver, dónde se producirán los puntos de giro, etc. Una vez tengas lo básico, comienza a desplegar las diferentes tramas leyendo sobre aquellos puntos que veas más débiles en tu obra o donde sientas que te cuesta más continuar tu historia. Lo importante es que tengas una idea general de dónde empieza y dónde termina la historia que estás escribiendo, acompañado de un listado de los acontecimientos más relevantes

Deja esa escena para luego 

Salta a otro punto de la historia que sepas cómo continuar. Esta es otra estrategia que te puede funcionar para superar un bloqueo al escribir. A veces la complejidad del bloqueo del escritor supone no saber cómo finalizar un determinado capítulo. La solución es olvidarse de esa parte de la historia, y dar pie a un nuevo escenario que incite al autor a seguir en su límite de páginas diarias. En algún momento, tus dones artísticos y la propia investigación sobre el género que escribes te ayudarán a poner punto final a los espacios en blancos que forman parte de tu inevitable frustración.


Preguntas más frecuentes sobre cómo superar un bloqueo al escribir

Lo principal es tener una buena idea, acompañarla de hacer una buena labor de investigación para escribir un libro honesto, esquematizar las ideas y organizarlas por capítulos. Por último, tener constancia al escribir y un método que sepas que te dé resultado
Hay multitud de ellos, dependerá de qué quieres contar y cómo quieres hacerlo. Es recomendable que utilices un género que estés familiarizado con él. Si no has leído libros de ciencia ficción, no escribas uno
La extensión suele ser de 40.000 y las 120.000 palabras.
Respirar y alejarse de escribir, absorber y crear, además de no exigirte tanto a ti mismo.
Leer. Ser un buen escritor implica ser un buen lector. Saber cómo se escriben las historias, qué formato darle, cómo se compone la estructura del libro, qué género emplear para contarlo…
No. En España no hay una carrera que se dedique a formar a escritores. Como complemento pueden ser las carreras de Filología Hispánica o Periodismo.
Aunque no existan carreas universitarias, sí existen cursos y talleres de escritura para formarte como escritor.

¿Tienes más preguntas? Contacta con nosotros

Contacta con nosotros

Llámanos o pídenos que te llamemos para pedir asesoramiento

Déjanos un comentario